Cuadros y más cuadros

Es la temporada en que el mítico tartán (más conocido como escocés) regresa por sus fueros y se impone, pero no solo en las tradicionales camisas rojas y negras, sino en una infinidad de propuestas que van desde un look totalmente cuadriculado, hasta una mezcla de diferentes tipos y colores del más famoso de los estampados geométricos. Esta tendencia va de la mano de su historia que habla del movimiento grunge de los años 90, una corriente musical que recurría a un look absolutamente básico de jeans viejos con las famosas camisas leñadoras y tenis para parecer como si no estuvieran marcados por ninguna tendencia. Al final, esta llamada “antimoda” terminó convirtiéndose en la moda preferida de toda una
generación de seguidores del género musical.
Estos cuadros ahora se usan en vestidos, pantalones, chaquetas, faldas, abrigos y se combinan con otros estilos de cuadros, como los vichy (los de mantel), en mezclas que antes eran impensables y que ahora se lucen sin
ningún problema.
¿Cómo usarlo? Diferente a la típica pinta de jeans con la camisa de cuadros, llévalos en trajes de dos piezas; en faldas largas o hasta la rodilla; en vestidos estilo Lady like o en un buen abrigo. Atrévete a mezclar diferentes tipos de cuadros y te verás muy chic y elegante.

0
0